domingo, 28 de junio de 2020

Pago de Ina


Pago de Ina

Hace días que tenía pendiente hablar de la bodega Pago de Ina, pero la situación familiar y también el momento poco agradable de la pandemia, de alguna manera me retiraba del teclado, me alejaba de él, sin ganas de escribir ni siquiera de pensar,  hoy con ganas y fuerzas renovadas he acabado este escrito para que podáis conocer una bodega y unos vinos que me han sorprendido gratamente y es de justicia llevároslo hasta vosotros.

Bodega y vinos que conocí hace algún tiempo de la mano de un buen amigo Rafa, entusiasta de la buena mesa y del vino, al que por ponerle algún defecto no es colomense, pero aun así he de decir que es una  gran persona que dedica  parte de su vida a muy buenas obras sociales.




Cerquita de la milla de oro en pleno corazón de la D.o. Ribera del Duero se encuentra la población de Olivares del Duero, paraje idílico rodeado de viña y tradición vitícola.

En este Paraíso terrenal de la viña encontramos la bodega Pago de Ina, una bodega que elabora  unos vinos más que sorprendentes, con uvas procedentes de viñas de más de 30 años, llegando algunas de ellas a superar  los 60 años, plantadas sobre suelos pobres calizos,  a una altitud de entre 600 y 800 metros sobre el nivel del mar.

Una bodega donde el mimo hacia  su viña y  la elaboración de sus vinos es su premisa más importante, haciendo de esta premisa su más preciado tesoro. El resultado, de esta pasión son unos vinos de gran calidad, maravillosos de corte actual moderno, muy fresco y abierto, donde la sutileza y la elegancia es su principal cualidad.

La elegancia de sus vinos es reflejo de su terroír, viñedos en altura en zona que aflora en superficie la capa de caliza, que puede llegar a tener hasta medio metro de grosor, un privilegio que tan solo podemos encontrar en los viñedos más privilegiados del mundo.

Vinos expresivos, amplios en boca con matices sutiles y refinados, bien trabajados. La vendimia se realiza de forma manual, en pequeñas cajas de 20 Kg que ayudan a mantener el estado óptimo de la uva hasta su llegada a la bodega. Se aplica una primera selección de racimos en la propia viña, y una segunda selección en mesa de selección a la llegada a la bodega.


La uva se despalilla y, sin estrujar, se procede al encubado para realizar la fermentación a una temperatura controlada de 24ºC aplicando suaves remontados.

Pago de Ina realiza una crianza de 14 meses en barricas de roble francés, y se le aplican trasiegos cada 3 meses. Una vez finalizado el envejecimiento, reposa en botella durante 1 año antes de salir al mercado.

Pago de Ina remarca calidad en cada uno de sus vinos, impregna buen hacer en cada rincón de su bodega, y nos llena de placer el paladar y el alma,,

Salut i Pago de Ina. 



jueves, 11 de julio de 2019

POLLO

POLLO de JORDI VALLS




Los poquitos ratos libres que puedo mirar de aprovechar para mí, que son muy poquitos, me encanta rodearme de una buena lectura, acompañada de una copa de buen vino, y esto es justo lo que he hecho este fin de semana, y  he leído parte del poemario POLLO, de mi querido amigo Jordi Valls.

Para quien no lo conocéis, Jordi es un poeta  Colomense, de los de carácter Colomense, muy  comprometido con la ciudad, y con el cual disfruto mucho cuando coincidimos y ambos tenemos un poquito de tiempo libre, y en esos pequeños intervalos de tiempo lo aprovechamos para entablar una ardua conversación en ocasiones  banal, o no, pero desde luego  siempre llena de buen saber y sumamente intelectual, un placer sin duda,esos pequeños ratos de conversación tan positiva.

Lo interesante y cierto es que la lectura de POLLO, me ha trasmitido, paz espiritual, al tiempo que sin saber porque me evocaba aromas, sabores y recuerdos que mi mente, extrapolaba a sensaciones gratificantes y placenteras que solamente ciertos vinos llegan a desarrollar, una lectura que hacía volar mi mente al frescor puro y natural de la ribera Sacra, a ese entorno privilegiado y natural, a la vez que complejo esotérico y místico. Me integraba como por magia  a esos lienzos cromáticos cambiantes, que según la época del año, van pintando el entorno y paisaje gallego, pero también como por asistencia e influencia de las meigas, a esas largas y maravillosas mañanas de una niebla gris eterna.



Desde luego nada que ver posiblemente con el temario poético de POLLO, ¡o si!, ¡o no!, ¡no sé!
 Pero lo que sí creo,  es que esa levitacion no corporea, se debía a  la lectura de la poesía surrealista, casi mística, espiritual que trasmite Jordi Valls, casi como si de un Chaman se tratara. Jordi, es el narrador de las escenas más singulares y estrafalarias pero a su vez, las mas armónicas y conjugadas que un ser pueda imaginar.
Interconectar la mente con el cuerpo en una sensación zen, es de lo más difícil, para los que como yo, nuestra vida la vemos pasar en un estado de  stress continuo y endémico, esa sensación tan grata de relax, tan placentera, tan gratificante sin duda no tiene precio.
La poesía prosaica de Jordi, irreverente y singular, única, seria su definición, donde no eres capaz de definir lo que es humor irreal, de la realidad reinterpretada, es sin lugar a duda el aroma y sabor de un buen Godello de la Ribera Sacra, donde la fruta fresca es combinada con el castaño y la Acacia, donde el sotobosque de fondo reinterpreta el vino, y los atisbos de la humedad matinal de los cañones del Sil, es la prosa en aroma.
Destaco de POLLO, sin dudarlo el alegato a su pueblo, a la referencia de los gigantes que se garrotean, de Isaias que “caga” en la viña del Sabater, del sabor  surrealista, que reivindica el civismo, la multiculturalidad de ese pueblo situado a los pies de la Vall de Carcereña, oda libre y despejadora de la mente y el alma. Así es GRAMENETUM.



Jordi, cabal y sensato, ha sido capaz de montar el POLLO de sabores, de aromas y de sensibilidad con su poesía, salut i POLLO.



jueves, 20 de junio de 2019

MARIA CABANE

MARIA CABANE

PARXET


Parxet, es una de las bodegas integradas en el grupo Gleva States, dirigido por Ramón Raventós, grupo que engloba proyectos muy interesantes y bonitos como Ramón Raventós, Raventós de Alella. En donde se ha buscado una identidad propia y diferenciada, con idiosincrasia propia y estilo que marque y diferencie a cada una de las bodegas presentes.
De bien conocida para todos nosotros es la bodega Parxet, una bodega histórica dentro de la D.O. Alella, ubicada en el término municipal de Tiana, y que desde hace muy poco tiempo, ha ampliado sus instalaciones en el corazón del Penedés, arrancando un nuevo proyecto, pero manteniendo su esencia centenaria.


De bodegas Parxet, encontramos un sinfín de referencias cualitativas que abarcan todos los segmentos comerciales, y también los segmentos más gourmet y cualitativos, prueba de ello es su gama Titiana, o el cava que hoy me lleva  a hablar del Maria Cabane gran reserva vintage de 2012.
Todo en él es elegancia, finura  y una sutileza magistral, hasta su nombre María Cabane, rinde un sincero homenaje a la mujer de la “maison” a la fundadora de la casa de esta singular cava.
María Cabane, o como ahora es llamado Gran reserva M.C. es un cava de largo recorrido, gastronómico, sensual y elegante que nos vestirá de fiesta nuestra mesas más gourmet, pero que también es capaz de alegrar una tarde de tranquila soledad cerca de una buena lectura o la de acompañar esa sobremesa maravillosa que muchas veces es mejor incluso que la propia mesa.
Este cava nos habla claro y franco, es un abanderado de la zona donde nos relata la importancia que tiene la Pansa Blanca aquí, desbordándonos con su potencial. Vendimia totalmente manual, con mesa de selección y prensado de los racimos enteros, fermentación lenta a baja temperatura para obtener de esos mostos la mayor cantidad de aromas, y expresiones  dan fruto a un cava precioso a la vista de elegantes y finas burbujas de gran integración en el, con un color dorado intenso muy brillante. Con una exuberante fragancia, amplio y limpio en nariz, fruta muy fresca y viva, con grandes notas de levaduras que nos llenan el sentido de bollería, pan recién horneado incluso de coca panadera, exquisito. No menos elocuente es su paso por boca, amplio y fino, nos llena de placer y nos perdura en el tiempo, nos deja un recuerdo eterno y nos incita a comprar otra botella, ¡magistral!.

No os puedo mentir, redescubrir a M.C. a sido toda una experiencia litúrgica, mistica pero apasionate, un cava que hay que tener muy en cuenta, para disfrutar en todo los momentos de nuestro dia a dia, maravilloso.
Salut i Parxet gran reserva M.C. vintage 2012.


martes, 11 de junio de 2019

Santa María


Santa María
¡y estaba tan cerca de casa!






¡Y la llevé buscando toda la vida!, y de sopetón, como aquel sin querer la encontré, y allí estaba, tan cerca, en nuestra denominación de origen de referencia, de proximidad, de casa, dentro de la denominación de origen Alella.




 Llevo tantos años visitando bodegas y viñedos, de todo el mundo, Chile, California, Italia, Francia, Alemania, además de recorrer toda España, desde Galicia hasta el rincón más oculto de nuestra Cataluña y resulta que el edén de los viñedos, el paraíso terrenal de los viñedos esta tan solo a unos escasos kilómetros de casa.

A todos los bodegueros se les hincha la boca de tener viña vieja, y es cierto que la tienen y que está ahí, pero después de ver esta, la madre de todas las viñas, se puede decir que no hay ninguna otra que se le pueda comparar.
Nadie sabe cuándo se plantó, desde cuando está allí, contemplando las estrellas noche tras noche, pero, podría datar posiblemente, de los albores de 1900, ¡viña centenaria!, autentica y que con tan solo verla te das cuenta de su edad, una viña noble y de casta. En la que se ve reflejada la vejez, marcada por el tiempo y la edad.


Sobria y digna, resiste los envites duros del tiempo, y lucha todos los días por sobrevivir, que desafía al tiempo, al momento, que ve pasar la historia de largo, a través de sus sinuosos troncos retorcidos que deja atrás las vidas indemnes de aquellos que la plantaron y cuidaron, durante un periodo breve del curso de la historia, que con ellos llegaron a marcar las horas del reloj juntos, despidiéndose al final de la vida. La que perdurara seguro a todos los que de una u otra manera la hemos conocido.
Luchadora ignata, incansable, que resiste a la vida y a la muerte, escritora de la historia, y de los acontecimientos de las épocas, plasmadora del paisaje cambiante del tiempo y del momento.


Ayer posiblemente convivió ignota con otras viñas que ya desaparecieron, allí en donde hoy hay pequeños bosques y grandes urbanizaciones de fin de semana, pero ella erguida resistió con nobleza a la trasformación de su entorno.
En parte, gracias también a que sus cuidadores en el tiempo posiblemente no fueron profesionales que primaron la producción, posiblemente fueron viticultores de subsistencia, de autoconsumo, y eso la salvo de su tala y sustitución por otras más jóvenes y vigorosas, joya oculta, agazapada, se erige escondida de las miradas, pero a tiro de piedra de todos.


Allí esta esa viña, joya como ya he dicho, la de la “Figuera”, como la llaman algunos, o la del “avi” como otros locales le llaman. Un resto agrupado de viña, de Pansa blanca, seguramente de algún clon autóctono de carácter ancestral, que perenne al tiempo a resistente a las modas.

Ella, la joya, se encuentra en un paraje precioso, disimulado y levemente perdido,  perteneciente al límite geográfico entre Santa Maria Martorelles y Martorelles, viña centenaria, que hoy es cuidada por los técnicos de la bodega Reventos de Alella, de donde obtienen parte de la uva mágica, mística, que dedican a su vino Martorelles, un gran vino blanco, sobrio muy potente, con mucha elegancia, que es fiel reflejo de su viña y de su paraje, de su pago, de su Cru, En el que Ramon Reventos, ha querido y ha sabido plasmar en él, la grandeza y vejez de su viñedo.




Martorelles, es un vino precioso de color dorado, oro viejo, de ribete cobrizo, con gran transparencia y buen brillo, glicérico denso en copa. Su nariz es fragante como pocos y con un abanico de aromas asombrosas, donde destaca los ricos matices de fruta madura almibarada, compotas, casi licoroso. Complejos y delicados recuerdos de la manzanilla silvestre, elegantes terciarios oxidativos que llenan de elegancia la copa, boca amplia de buena entrada y recorrido, paso fresco con buena acidez que compensa su prolongada crianza reductiva, en definitiva, un vino sublime, complejo de cuerpo y alma, fantástico para los que buscamos experiencias diferentes de calidad extrema, que nos hagan saltar las lágrimas de emoción.


Lo dicho, no hay que buscar tan lejos, en casa y de proximidad, de Km 0, encontramos lo sublime, una viña centenaria única singular que produce un vino de máxima expresión de autor sin duda.



Salut i Reventos de Alella, salut i D.O. Alella.





domingo, 26 de mayo de 2019

ARONIA


ARONIA

Recientemente hemos pasado unos días con nuestros amigos de Alemania, Hams y Jutta, y de sus manos he descubierto una fruta de características únicas y con un abanico enorme de beneficios para la salud, se trata de la Aronia.




Jutta y Hams, la cultivan en el sur de Alemania en la población de Gussenstadt en Baden-Wurttemberg, y con ella realizan zumos y mermeladas, que os puedo garantizar son magníficas, productos ecológicos y naturales de muy alta calidad. Productos que se comercializan bajo la marca Albobst (http://www.albobst.de/)


La Aronia es una planta de la familia de las rosáceas, un arbusto de hoja caduca de carácter arbustivo resistente a las heladas, de origen norteamericano, y que tras la segunda guerra mundial se empezó a cultivar en la Europa del este como planta medicinal. Hoy en día esta bien arraigada en el norte de Europa y en especial en la Alemania más sureña.
Su fruto de apariencia parecida a los arándanos, son bayas redondas de entre 1 a 1.5 centímetros de diámetro, que se presentan en pequeños racimos de entre 7 y 10, su recolección a finales de Septiembre, da paso a una fruta muy rica en polifenoles como los antocianos que pueden representar hasta el 25 % de su composición, flavoides, ácidos fenólicos y taninos estos últimos le confieren una sensación astringente acusada, y con mucha más concentración de resveratrol que la uva.

Esta concentración de fenoles, le confieres propiedades extraordinarias para nuestro organismo, un antioxidante de carácter natural y concentrado, pero también tiene propiedades beneficiosas en corazón, intestino, vista, lo cierto es que es una gran desconocida entre nosotros.
Su zumo es fresco de precioso color rojo azulado, violáceo, casi cardenalicio, intenso y de gran extracción, en nariz es contundente, con un gran abanico de aromas asociada a ella, frutas negras muy maduras, recuerdos de algún vino tinto madurado, y su boca muy grata con clara presencia tánica, agradable que le aporta su personalidad propia, una experiencia exquisita y distinta.
Tendré de tenerla en cuenta y seguir experimentando con este para mi descubrimiento maravilloso, ¡¡Salut y aronia!!

domingo, 2 de diciembre de 2018

Ron Alegre


Ron Alegre


Catar es descubrir sensaciones, emociones cada día, y siempre la verdad, aparece algún producto que te  sumerja en ese universo de placer, de sentimientos y de emociones.

Sin más hace unos días probé ron Alegre, un ron seleccionado por Toni Omedes, para su distribuidora Diconsa y lo cierto es que me maravillo gratamente, terciopelo en boca un “mahogany velvet” para ser exacto, sin lugar a duda un destilado forjado a fuego lento y fraguado con elegancia.

Sutil y elegante, distinguido y de modales exquisitos pero con un marcado carácter expresivo y contundente, esta sería la manera de describir esta joya dominicana, oro liquido en botella o mejor dicho caoba liquida en botella.

Ron Alegre supera los diez años de envejecimiento, crianza lenta en bota de roble americano, un XO de precioso color oro viejo, rojizo, ambarino muy oscuro, de fragancia extrema, tanto que inunda la estancia de rico olor a Ron, matices amaderados de gran finura y frutas pasas exquisitas, ciruela, orejón de albaricoque y mieles de romero, higo seco y dátiles levantinos.

La boca se llena de sensaciones, golosas sin ser dulzonas, recuerdo claro del ron dominicano y elegancia de sus maderas, eterno n boca.

En definitiva un destilado de sobremesa larga para maridar, armonizar un buen Habano, en una melancólica tarde de invierno. mi recomendación disfrutarlo en una amplia copa de vino, para desarrollar todo su potencial ¡¡brutal!

Salut y Ron Alegre.

jueves, 11 de octubre de 2018

Bodega Pérez Pascuas Viña Pedrosa

Bodega Pérez Pascuas
Viña Pedrosa






Lo mas maravilloso de un vino, es que, junto a su aroma, color y sabor, se exprese también su alma, esa alma que en algunos vinos se manifiesta y te llegan a emocionar.
El alma de un vino se podría expresar como ese sentimiento de emoción, de pasión por el, de que te expresa algo más que el simple disfrute, de sus aromas y sabores. El alma de un vino es el conjunto de muchos factores, lógicamente son los factores de su ubicación del suelo donde se asientan las viñas, marcado por su climatología, pero es también el entorno de un viñedo plasmado en su identidad, además el alma de un vino son los factores humanos que los diferencian, la pasión en su cuidado en viña, la pasión en su elaboración, pero en definitiva la pasión de las personas que hay detrás de él.

Detrás de él, pero no tan solo en su elaboración, que lo es de importante, pues son esos maestros enólogos los que sufren tanto en transformar la uva en un buen vino, su pasión y buen hacer sin duda marcan el alma de un vino. Pero también, detrás del alma del vino, están aquellas personas que se emocionan y te hacen emocionar con el vino, la marca y el proyecto, que hay escondido con ese vino, y que descubres cuando esas personas te hablan de él. Cuando te trasmiten y comunican la diferencia marcada de sus productos, estas personas que llevan grabado a fuego sus vinos en el corazón.
Por lo tanto, cuando hablamos de vinos maravillosos, singulares y únicos con sentimiento y alma, hablamos también de las personas que lo hacen así de único y maravillosos. Esta parte es posiblemente la que en muchas bodegas falta y que con sus buenos vinos no llegan a emocionar.
Todo esto lo escribo, porque después de descubrir en una cata de vinos de Viña Pedrosa que realizamos en el Cantó del Vi, de la mano de sus profesionales Juan de la Vega y el comercial de su distribuidor en Barcelona Víctor Amadado, nos llegaron a hacer sentir de lleno esa  singularidad y profundidad de sus vinos y de la bodegas, en definitiva que llegaron  a emocionar no tan solo a mi si no también a cuantos en la cata estuvieron, desatando el alma de los vinos de la bodega Pérez Pascuas, y entrando a formar de parte de pleno derecho del exclusivo club de los vinos con alma. De ese club que no solo trasmite sensaciones organolépticas, sino que también tramiten pasión, emoción y que sus vinos ilusionan con su alma.

Vinos sin duda elaborados y creados para poder tener una larga vida, vinos longevos, pero que en la cata estos vinos nos enseñaron que ya estaban listos y dispuestos para el disfrute de ellos inmediato. Vinos francos con carácter y con una sutileza y elegancia que enamoraban en cada sorbo, en cada trago de ellos.


Se disfruto de Cepa Gavilán 2013, una crianza actual fresco y de marcado carácter, sin duda una apuesta de la bodega por un vino de corte y carácter mas jovial y moderno. Seguido de su referente el crianza de la añada actual 2015, genio y figura, dónde destaca el marcado carácter de la bodega y el estilo de esta, se continuo con otra de las apuesta singulares emocionantes y atractiva de la bodega La Navilla, un reserva de finca que envejece 20 meses en madera francesa y denota elegancia por donde lo mires, y el final de fiesta otro de los vinos de marca de filosofía de la bodega Viña Pedrosa reserva, cenit apoteosis de una velada llena de sensaciones.

Si dudarlo afirmo y aseguro que, los vinos y las personas, que están detrás y forman su personalidad de Perez Pascuas, crean una bodega única con mucha alma y un sentimiento muy especial.

Salut, vi i Perez Pascuas.